Profesor de ajedrez para iniciación y mejora del nivel de juego. Clases particulares de ajedrez en Murcia, con modalidad online.

Buscar este blog

Follow by Email

Estudiando a los clásicos - Steintz arrasa a Chigorin en la Revancha por el Campeonato del Mundo


Estudiar a los clásicos es algo que todo jugador o aficionado al ajedrez debería hacer, ya que de aquellas partidas nacieron los conceptos que hoy están a la orden del día, como el juego dinámico o el posicional.

Es por ello que me he propuesto ayudaros en esta ardua tarea, analizando partidas notables de los clásicos, aquellos jugadores que estaban peleando por la corona mundial hace cien o doscientos años. En esta ocasión, vamos a ver una de las partidas de la revancha por el Campeonato del Mundo entre Steinitz y Chigorin.

Wilhelm Steinitz2.jpgTschigorin.jpg
Wilhelm Steinitz y Mikhail Chigorin


Como ya sabéis, Steinitz fue un jugador muy fuerte nacido en Praga, tanto que llegó a ser el primer campeón del mundo reconocido, por lo que sus partidas son una mina de oro que explotar para aprender nuevas ideas y conceptos. Consiguió la corona mundial tras vencer a Zukerkort, pero cayó derrotado años más tarde ante Lasker, como véis, leyendas vivas de la historia del ajedrez.
En relación a sus enfrentamientos con Chigorin, tanto la revancha por el campeonato del mundo como el primer match se disputaron en La Habana (Cuba) y la revancha fue más ajustada (Primer encuentro: 10.5 a 6.5 y Revancha: 12.5 a 10.5).

Llama la atención la historia de Mikhail Chigorin, quien aprendió a jugar a los 16 años pero no se dedicó al ajedrez profesional hasta los 23, una vez que había conseguido terminar sus estudios y ocupar un puesto en el gobierno, lo que denota que tuvo una facilidad tremenda para comprender la estrategia del ajedrez.

Sin más dilación, os dejo con el vídeo de la partida comentada, donde Steinitz pasó por encima de Chigorin, mostrando un juego impecable con una gran tendencia a sacrificar piezas, tanto que dejó al rey del rival en el centro del tablero... ¡Una bestia!